Según un estudio realizado por el médico español Rafael Gómez-Medialdea, titulado “Obesidad e implicaciones venosas”, existe una correlación positiva entre peso y várices. Los datos disponibles sugieren que la obesidad se asocia particularmente con las formas más graves de las venas varicosas, sobre todo en mujeres.

Si bien la obesidad es un factor común para ambos sexos, es la mujer la que sufre con mayor intensidad, ya que cada embarazo le deja un sobrepeso al que se le suma el producido por las nuevas gestación.   En ellas la grasa se acumula sobre todo en los miembros inferiores asociada a celulitis, musculatura poco desarrollada, los hábitos sedentarios y las articulaciones frecuentemente alteradas por lesiones artrósicas, hacen que el padecimiento varicoso sea más importante.

De este modo, la obesidad aumenta el riesgo de padecer várices en miembros inferiores en siete veces, sin embargo, produce una acción más desfavorable en el cuadro varicoso de la mujer, con respecto al hombre.

La gordura es un factor que parece agravar la incompetencia de las venas superficiales:

  •  Es posible que la acumulación de grasa en la cavidad abdominal transmita, hidraúlicamente, presión abdominal a las venas, de manera más efectiva que en pacientes no obesos.
  • El peso de la grasa puede comprimir las venas ilíacas y la vena cava inferior, produciendo fallo valvular, particularmente en las venas superficiales
  • La obesidad predispone al estreñimiento y distensión abdominal, lo que empeora el retorno venoso.

“Cualquiera sea la causa, se cree que la obesidad es un factor desfavorable para la normal fisiología venosa, las venas varicosas englobadas en la grasa subcutánea no se ven fácilmente y, al ocultarse, pueden pasar inadvertidas, hasta que aparecen las complicaciones de dermatitis o úlcera. Por otra parte, ante pacientes con alto riesgo de trombosis de las extremidades inferiores, los signos físicos serán menos evidentes y tendremos que recurrir sistemáticamente, en estos casos, a pruebas objetivas”.

Es muy importante mantener el peso controlado a través de una alimentación saludable y una rutina de ejercicios que nos saquen del sedentarismo, sobre todo en estas fechas donde las celebraciones se basan en los excesos de comida y bebida.

Si sufres de obesidad, entonces es momento de visitar a tu médico para controlar el estado de tus várices o controlar su aparición. Si aún no llegas a este punto, entonces debes prevenir. En Veintec Chile nos dedicamos a tratar todo tipo de várices, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de nuestras pacientes, con mejoras duraderas a largo plazo de sus patologías venosas.