Fuente: El Mercurio, Ediciones Especiales.

Una de las últimas innovaciones que ha desarrollado el Dr. Alejandro Cabrera son las técnicas multimodales para eliminar venas notorias que complican e incluso pueden avergonzar.

La insuficiencia venosa puede manifestarse de diferentes formas, entre ellas venas de pequeño calibre, en forma de pequeños racimos o ramilletes de color rojo o violeta.

“Son venas no patológicas, pero que incomodan e incluso avergüenzan, ya que están en zonas expuestas y también ocultas”, afirma el Dr. Alejandro Cabrera, director médico de Clínicas Veintec en Chile. Y agrega: “Es importante acudir a un centro especialista donde se realice un correcto diagnóstico, donde se diferencie una vena notoria de un várice, y luego poder eliminarla sin comprometer la circulación. Esta es la mayor innovación de este último tiempo”.

Se trata de borrar venas pequeñas de la cara, ya sea de la frente, párpados, alas nasales, mejillas, labios superiores e inferiores.

Las del cuello también son un inconveniente, tanto aquellas que se ven por transparencia en pieles muy pálidas o bien las arañitas vasculares. A ellas se suman las del escote -muy frecuentes y notorias después de cirugías de aumento mamario-, del dorso y de los brazos, especialmente en su aspecto medial, ya sean grandes o cordonales, o bien venas azulosas que se ven por la transparencia de la piel. “Las venas del dorso de las manos dan un aspecto muy envejecido. También las del abdomen, de la región lumbar y glútea. Y sobre todo las venas de las piernas que no constituyen várices y las de los pies, ya sean prominentes o arañitas”, dice el Dr. Cabrera.

TÉCNICA MULTIMODAL

El tratamiento para estas dolencias es ambulatorio y el tipo de anestesia que se utiliza es un novedoso sistema de congelación, absolutamente indoloro y que reemplaza la anestesia local. Este “cooler” permite trabajar sobre estas venas “in office”, evitando la anestesia general o raquídea y su consiguiente hospitalización. En una sesión de alrededor de una hora se pueden eliminar y el paciente retorna a sus actividades en forma inmediata.

Luego se utiliza en forma combinada láser transdérmico, electrocoagulación, escleroterapia bajo microscopio de luz polarizada y microexéresis. El láser transdérmico asociado a escleroterapia química o microelectrocoagulación, siempre bajo la “anestesia local” con frío, y efectuadas con magnificación ocular o microscopio y sistemas de Luz polarizada, permite ver en forma realzada las venas que se van a eliminar.La microexéresis es la técnica mediante la cual se eliminan las venas notorias más grandes. Se hace en un ambiente que no es de pabellón, en una sesión y bajo anestesia local, todo lo cual se refleja en una significativa reducción de costos.

“Los resultados son excelentes y cosméticos, es decir, prácticamente sin cicatrices y sin repercusiones funcionales. Un sutil cambio en la apariencia hecho con técnicas simples y ambulatorias, pero un gigantesco cambio en la autoestima”, concluye el doctor Cabrera.

Link: http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=488365