Los trastornos venosos existen desde el inicio de los tiempos, cuando el ser humano pasó de ser un animal cuadrípedo a sostenerse en dos pies (bípedo). La ciencia que se encarga de estudiar, diagnosticar, prevenir y tratar las enfermedades del sistema venoso, es la flebología. Nació como especialidad en el año 1947, fundada por la Sociedad Francesa de Flebología. Si bien es una disciplina que lleva muy pocos años desarrollándose como tal, el estudio de los tratamientos venosos ha sido un desafío para los médicos desde hace varios siglos.

Safenectomía, un tratamiento del pasado

El desarrollo de la flebología ha significado todo un proceso de dolorosas intervenciones e importantes creencias que determinaron tratamientos sumamente invasivos para el paciente. Sin embargo, hoy en día se ha avanzado bastante en cuanto a diagnósticos y tratamientos.

Antiguamente, el procedimiento más habitual era la safenectomía para várices, tratamiento que consistía en extirpar la vena safena de las piernas, desde la ingle hasta el tobillo. Esta intervención era tremendamente dolorosa para los pacientes, se aplicaba bajo anestesia general o raquídea, sin mencionar que el post operatorio era largo, doloroso y muchas veces traía complicaciones.

Hoy en día, este tratamiento se encuentra prácticamente erradicado en el mundo desarrollado, aunque aún existen clínicas en Chile y el resto del mundo que lo practican.

Veintec en Chile, una nueva era de procedimientos

Las nuevas tendencias mundiales en flebología, llegan a Chile con el inicio de Veintec en el año 2003, bajo la dirección del Dr. Alejandro Cabrera, quien ha entrado de lleno a la era de los procedimientos mínimamente invasivos, menos quirúrgicos, sin hospitalización, sin anestesia general, sin dolor, sin días de licencia médica ni pérdidas económicas por absentismo laboral.

El modelo de atención que ofrece clínica Veintec Chile, se caracteriza, en primer lugar, por entregar una atención especializada y personalizada a sus pacientes y, en segundo lugar, por la no extracción de la vena safena bajo ninguna circunstancia. Los tratamientos que entrega la clínica, se diferencian por no tener riesgos ni complicaciones, ya que las intervenciones son ambulatorias y no duran más allá de 40 minutos a 1 hora. Los pacientes entran caminando, y salen caminando, lo que es muy beneficioso para evitar riesgos de trombosis por movilidad. Hemos operado a más de 5.000 pacientes con una tasa e morbilidad 0%.

Una atención personalizada para cada paciente

Nuestra clínica cuenta con cómodos y acogedores espacios para recibir a nuestros pacientes y sus familiares en la sala de espera. Una vez que son llamados por el Dr. Alejandro Cabrera, ingresan a la sala de consultas, donde tienen una pequeña entrevista con el doctor, para comunicarle cuáles son sus motivaciones para realizarse esta operación. Luego, médico y paciente ingresan a la sala de exámenes para efectuar un mapa de la circulación, con el fin de establecer un plan de tratamiento. Este procedimiento se lleva a cabo gracias a un moderno equipo llamado ecodoppler color, que muestra la dirección de flujo sanguíneo.

Una vez recopilada la información, el doctor va a determinar el tipo de tratamiento que requiere el paciente, según la gravedad de su enfermedad, que puede ser endoláser, flebectomía ambulatoria o ambos. Después de esto, solo queda agendar la hora y el día de la intervención, así de rápido y así de sencillo. Podrás sentirte renovada, sin el riesgo de tener complicaciones o limitaciones de movilidad, gracias a que Veintec se encuentra a la vanguardia de los tratamientos mínimamente invasivos y es una gran oportunidad para que puedas deshacerte de esas molestas y dolorosas várices.

Se parte de la revolución en los tratamientos venosos junto al Dr. Cabrera y clínica Veintec Chile!